Language | | |

Miedo a perder el Trabajo: Freno a la Innovación

No es raro encontrar ejecutivos que viven en un constante estado de pánico a perder su trabajo. Este estado de incertidumbre, que una minoría de los empresarios y directivos considera bueno para su empresa, tiene una serie de costos que están ocultos.

La complejidad de este mundo se ve en las innumerables paradojas que lo rodean. Una de las más frecuentes, la encontramos en el mercado de los ejecutivos, donde por un lado hay una feroz guerra por el talento y por el otro, muchos ejecutivos se sienten o están amenazados de perder su trabajo, por ser mal evaluado.

En los últimos años se ha ido instalando en los medios la imagen de ejecutivos exitosos que son capaces de dar vuelta una empresa de un plumazo. Esta moda que tomaron los medios de Estados Unidos, está muy lejos de la realidad de la empresa chilena. La verdad es muy distinta, ya que la mayoría de las grandes empresas que cotizan en la bolsa son familiares y sus ejecutivos tienen que dedicar mucho esfuerzo en convencer a los empresarios y a los empleados, de la necesidad y oportunidad de hacer innovaciones tecnológicas. Son muchos los ejecutivos que se la han jugado a la hora de cambiar sistemas informáticos y han tenido que pagar un alto precio por ello.

Es por esto que encontramos muchos profesionales en cargos estratégicos, que se niegan a hacer cambios por miedo a ser cuestionados y perder el trabajo o miedo a que les pregunten ¿por qué no lo hiciste antes? El mercado presiona fuerte, constantemente llegan proveedores con una propuesta de cambio para un proceso determinado o una nueva tecnología y la pregunta nuevamente es qué hacer, si la propone le pueden decir: “cómo no se te ocurrió antes” o “nos habríamos ahorrado millones”. Así, estos ejecutivos se van quedando en el camino, pierden las ganas de seguir luchando o aventurarse, no quieren ni pueden perder sus trabajos.

Esta dinámica de los proveedores se ha ido acentuando, ofrecen servicios que permiten ahorrar millones ya sea en procesos industriales o en la forma de hacer los negocios, dando tremendos saltos en productividad. Conversaba el otro día con un amigo que trabaja en una de estas empresas y me contaba lo difícil que les resultaba poder vender sus servicios a algunas empresas, fundamentalmente por el miedo de los ejecutivos ya sea a ser cuestionados o a perder su trabajo. Debo reconocer que no me resultó extraño el comentario, ya que en un país en donde los empresarios y ejecutivos gastan fortunas en activos físicos e invierten miserias en capital humano, es lógico que vivamos estas contradicciones. La dinámica de la innovación y la competencia no perdonara a aquellas empresas y ejecutivos que actúan de esta forma, ya que tarde o temprano éstas terminan llegando a sus competidores. Este miedo que sienten algunos ejecutivos es contraproducente, ya que la innovación es el camino más eficiente que tienen los ejecutivos para crear valor y negarse a evaluarla e implementarla, dejando las cosas como están, representa una muy mala gestión.

Casos de empresas que tienen ejecutivos que se la juegan por la innovación tecnológica hay muchos, por ejemplo si vemos el caso de Minera Pelambres y la comparamos con los problemas que tienen muchos ejecutivos en Codelco para innovar tecnológicamente por la constante oposición de algunos ejecutivos, profesionales medios y sindicatos. No quiero decir con esto que todos sus ejecutivos no estén por la innovación tecnológica y la productividad, lo que si quiero decir es que tanto en Codelco como en muchas empresas privadas, hay unos cuantos ejecutivos que están en una disposición de dejemos las cosas como están, para que me voy a meter en más problemas.

Como conclusión, podría decir que es esencial en un puesto ejecutivo estar abierto a los cambios que conlleva la innovación tecnológica y que la forma de enfrentar los legítimos miedos personales a perder el empleo deben ser enfrentados de la única manera posible, avocándose a crear valor. El mercado de ejecutivos siempre va a reconocer y valorar a aquellos que se atreven a hacer esos cambios.