Language | | |

Señor empresario: ¿Sabe por qué le conviene tener un Directorio? TIPS DE CÓMO HACERLO

Ya sea por no ser capaz de ver el impacto positivo que puede tener en una empresa, por la sensación de estar perdiendo confidencialidad, o por no saber cómo hacerlo, aún existe bastante desconocimiento de la importancia que tiene un Directorio, y de cómo implementarlo en una empresa familiar o Pyme.

Lo primero que me parece hay que tener en cuenta es para qué sirve tener un Directorio o Gobierno Corporativo. No sólo tiene utilidad en las grandes o medianas empresas, la experiencia nos indica que en una Pyme o empresa familiar también se pueden lograr grandes beneficios:

 1.-  El principal beneficio deviene de la responsabilidad central que tiene un directorio: Orientar la estrategia de la empresa.

Un directorio le permite a la empresa poder definir su misión y visión. A través de la primera se precisa qué se va a hacer y cómo. La visión, por otro lado, tiene que ver con cómo los fundadores visualizan que puede ser la empresa a futuro y con seguir desarrollando aquel sueño que sirvió de impulso inicial de la compañía. En ella hay un acto de creatividad e imaginación, mezclado con la experiencia de lo que se ha aprendido.

El abrir conversaciones sobre la visión de la empresa también tiene que ver con aspectos de la vida y cultura del o los fundadores, con qué riesgos están dispuestos a correr a futuro, con la cultura de la empresa, su crecimiento, manejo de utilidades, procesos de profesionalización, y mercados en los que quiere participar.

El ejercicio de analizar temas estratégicos en un organismo colegiado en el que participan uno, dos, o hasta tres directores externos, permite incorporar distintas visiones del mercado y de la sociedad que enriquecen el pensamiento y análisis de la estrategia de la empresa.

Lo que hay que tener en cuenta es que generar un plan estratégico por primera vez no es sentarse y armarlo de la nada, sino que partir por abrir un espacio de conversación entre los dueños de la empresa y familiares que participan en la compañía, sobre cuáles son esta misión y visión a futuro.

2.- Otro importante beneficio de contar con un directorio consiste en establecer un buen sistema de reclutamiento de los altos ejecutivos de la empresa y en abrir el proceso de sucesión del o los fundadores de la empresa.

A muchos empresarios no les gusta la idea de dejar sus funciones ejecutivas, no logran visualizar la importancia que existe en las diferencias entre la función de director y la de ejecutivo. Se mantienen así ejerciendo funciones ejecutivas, y dejan en el vacío el rol del directorio, que es esencialmente asegurar la sobrevivencia de la empresa a largo plazo, un trabajo que requiere tiempo y preparación.

La contratación del gerente de la empresa es otra de las responsabilidades centrales del directorio. Requiere realizar una buena definición de perfil y reclutarlo de manera muy profesional, ya que la probabilidad de fracaso en la transición es muy alta. Se trata de un proceso de sucesión difícil de implementar, ya que no sólo entran en juego los aspectos técnicos profesionales de los candidatos, sino que también los aspectos culturales de la empresa y en muchos casos de los fundadores.

A mi modo de ver, el fit cultural entre el gerente y la empresa es clave en los procesos de profesionalización de ésta, aspecto que rara vez se toma en cuenta, lo cual explica la alta tasa de fracasos al intentar profesionalizar una Pyme.

3. Finalmente, otro aspecto que juega a favor de la empresa al tener un directorio es la relación de ésta con los grupos de interés.

Todas las empresas tienen a su alrededor a diferentes stakeholders, es decir proveedores, bancos, el Estado, trabajadores, la comunidad y otros grupos más o menos organizados que, en una sociedad compleja como la que estamos viviendo en Chile, pueden significar riesgos importantes para la empresa si es que no se manejan y supervisan de manera adecuada.

Sin duda que la presión que pueden ejercer estos distintos grupos de interés varía dependiendo del sector en el que se sitúe la empresa. Por ello es función central del directorio velar por su adecuado monitoreo, permitiendo que la empresa navegue de mejor manera hacia el cumplimiento de sus objetivos estratégicos, disminuyendo los riesgos asociados y, de manera muy importante, observando oportunidades de negocios e innovación para la empresa.

Habiendo viendo los beneficios que trae tener un directorio quizás ya ha tomado la decisión de implementarlo. Ahora vienen las preguntas importantes:

¿De dónde saco un director? ¿Cómo armo el directorio? ¿Necesito a alguien de confianza?

Desde mi punto de vista y, en base a lo que ha demostrado la experiencia nacional e internacional, es importante que el directorio quede conformado por directores ejecutivos miembros de la familia y por directores no ejecutivos o directores externos.

En Chile se ha impuesto la moda de nombrar como directores a ex altos ejecutivos de compañías grandes o de multinacionales, que de pronto entran a estas empresas pequeñas y medianas con poco conocimiento de lo que es su realidad, por lo que sus aportes pasan a ser bastante limitados.

Mi sugerencia es que los directores externos constituyan un directorio balanceado en cuanto a conocimientos y experiencias en distintas materias de relevancia para la empresa, como finanzas, marketing, retail o logística, y por supuesto personas, aspecto crítico en empresas con mucho personal. Asimismo, es altamente recomendable que al menos uno de los directores externos sea empresario o emprendedor, aunque provenga de un sector completamente distinto.

¿Cómo buscar a este director? Una de las opciones es trabajar con una empresa de headhunting que sepa del tema. Lamentablemente, después de lo sucedido en la Polar, me atrevería a decir que son muy pocas las que realmente tienen buen conocimiento y manejo en reclutar personas. Para mayor seguridad la recomendación es entonces buscar a alguna que esté certificada o que haya estudiado formalmente el tema de gobierno corporativo.

Existen también consultoras especializadas con las que es posible asesorarse. Y, en cuanto al tema de la confidencialidad y confianza, es importante realizar todos los tests disponibles, y siempre chequear las referencias.

Mi último consejo, para tener éxito, es no dejarse llevar por los nombres de moda o por el glamour que pueda tener una determinada persona. Haga su trabajo con la misma rigurosidad que hace sus negocios.

José Fernández Vergara

Presidente de Stratos Executive Search

Miembro de Institute of Directors London UK